La Quesera, montañoso paraíso cicloturista entre las provincias de Segovia y Guadalajara


El Puerto de la Quesera, ubicación geográfica de este paso de montaña a 1.757 metros de altitud que conecta las dos Castillas a través de sus provincias de Segovia y de Guadalajara. Zona de pueblos negros tomados por la pizarra y poca población, salvo la gran excepción de la ya abordada aquí Riaza. Para desgracia toponímica, durante la presentación de los equipos de la Vuelta a España 2015, a finales del mes de agosto, los presentadores Carlos de Andrés y el (por cierto segoviano) Perico Delgado se refirieron a él como "La Quesada". E idéntica referencia apareció en la crónica publicada Eduardo Rodrigálvarez en El País al día siguiente de la etapa que, con final en Riaza, descubría este precioso paso montañoso para la ronda nacional. [Mapas VíaMichelín]

Puerto de la Quesera. Perfil altimétrico elaborado con Bikemap de la vertiente de Riaza y Riofrío de Riaza. La sur. Es un puerto asequible y al mismo tiempo bello. De firme un tanto descarnado y perfil irregular, lo mismo que esa carretera necesita un arreglo también hay que señalar que el tráfico es inexistente. En sus 12,5 kilómetros la pendiente media oscila el 4-5%. El tramo más duro frisa el 8,5% durante un kilómetro, bastante arriba, pero en el tramo inicial favorable o en el paso junto al embalse, también poco duro, podremos guardar fuerzas. Esta vertiente sur acoge desde hace ya 32 años una prueba popular: una cronoescalada. La vertiente sur, que sube desde Majaelrayo, es otra historia.

Esta imagen, con la Sierra de Ayllón al fondo, no es una impostura o una casualidad. Es un juego buscado durante nuestras primeras pedaladas con rumbo a la cima de La Quesera. En esos montes se encuentra la ermita de Hontanares

La carretera SG-111 presenta una magnífica plataforma en este tramo cercano a Riaza donde, por otro lado, las vistas serranas son de primera categoría...

Hito carretero de los que ya no se ven...

En las cercanías de Riofrío, que queda a la izquierda y un poco más adelante, cuando la carretera cruza las aguas del río Riaza que nace en pleno Hayedo de la Pedrosa.

Vistas serranas en los primeros kilómetros de subida, allí donde Riofrío de Riaza pasa completamente desapercibido y está ahí tras el arbolado de la izquierda... ¿Saben que Riofrío es un importante enclave productor de patata y de aquí que un blog de temática local reciba el nombre de "Orgullo patatero"? Señala la tradición que todo comenzó con un francés, Pierre Delon, que huía de la Revolución Francesa y que llegó a estos pagos acompañado por varios tubérculos.

Puente sobre el río Riaza, que unos kilómetros más arriba permanece embalsado al poco de su nacimiento. Este río moldea y protagoniza unas hoces que son consideradas Parque Natural allí donde la provincia de Segovia linda con la de Burgos.

Majaelrayo queda lejos... y poca gente se encuentra uno en esos 36 kilómetros, nada menos, que la separan de este punto. Eso no es óbice para encontrarnos un ciclista sin casco en pleno siglo XXI.

El embalse de Riaza, que otros llaman embalse de Riofrío. Al fondo, los montes de La Quesera. Y el precioso Hayedo de la Pedrosa, uno de los tres grandes hayedos del Sistema Central tras Montejo (Madrid) y Tejera Negra (Guadalajara). En este espacio natural Andrés Campos nos propone una de sus excursiones...

Hermoso entorno el que se ve en la parte más dura de la subida, que es ésta y los kilómetros anteriores en los que se surca bajo esas montañas que forman el Cordal de las Bercedas y que frisan o superan los 2.000 metros. Ahí, presidencial, el Parrejón; a la izquierda, estética como pocas, estaría el dosmil Pico de la Buitrera. La Quesera es un puerto de sombras en esa zona central.

El valle formado por el Hayedo de la Pedrosa y otros bosques vecinos, así como la población de Riaza y el embalse homónimo, contemplados desde un generoso mirador ubicado casi en la cima del puerto de la Quesera.

El mirador antes citado, justo antes de una primera cima. Hay que señalar que el Ministerio de Defensa maneja la recuperación de un proyecto para instalación una estación de vigilancia áerea (que haría la número 14) en las cercanías del Pico del Lobo, que no coge muy lejos de La Quesera. El puerto serviría de acceso a esta instalación militar, posiblemente a mano izquierda de esta imagen: sale una pista desde aquí.

Una señal de tráfico cuya velocidad recomendada se convierte en el centro de un lema reivindicativo sobre infraestructuras: "Como hace 40 años". Las quejas de los vecinos de la zona.

La Quesera. Zona entrecollados donde se encuentra el límite provincial entre Segovia y Guadalajara. Pendiente más favorable desde este punto hacia la zona considerada "cima" y algún tramo de firme que muta del asfalto al hormigón.

Praderas a casi 1.800 metros en un entorno paisajístico sublime.

Praderas a casi 1.800 metros en un entorno paisajístico sublime.

El cartel artesanal de La Quesera, otras de las obras del genial BuruM con las que reivindica físicamente las toponímias de lugares de gran belleza para el cicloturismo. El Ciclismo de Madera y Viento. Son obras con mucho amor al deporte y la montaña con las que luego posa Perico Delgado sin preguntarse periodísticamente por qué se ha topado ya con varias, quién las hace o qué le mueve... claro, eso no le genera ingresos al campeón del Tour de Francia 1988 y las Vueltas de 1985 y 1989. El primer cartel desapareció en mayo de 2005 y fue repuesto en 2007.

La cima de La Quesera, en la etapa de la Vuelta 2015.

Primeros centenares de metros en la ruta hacia Majaelrayo.

Detalle en uno de los apoyos publicitarios de la Vuelta en 2015: pintada proPurito de índole un tanto "macarra".

Un grupo de aficionados entre los que no falta la bandera de Flandes, muy unida al ciclismo, disfruta del día en un pequeño collado junto a la carretera y sobre unas magníficas vistas hacia el entorno montañoso de la Sierra Norte de Guadalajara.

Esperando a los ciclistas.

Paisajazos. Esperemos que la creciente notoriedad les mantenga a salvo del visitante insensible.

El asfalto de La Quesera como a un kilómetro de la cima, en la vertiente de Majaelrayo.

El irlandés Nicolas Roche, ciclista del Sky, mira hacia atrás en busca de referencias mientras pedalea en cabeza de carrera acompañado por el guipuzcoano Haimar Zubeldia (Trek). Roche, casado con la española Deborah Robles (también vinculada al ciclismo), políglota, hijo de campeón del mundo-ganador de Tour-ganador de Giro (todo ello en un mágico 1987), ganaría la etapa. Y así lo celebrarían en el hotel.

El guipuzcoano Haimar Zubeldia, uno de los españoles del equipo Trek Racing Factory que emergió sobre las viejas estructuras del US Postal y el Discovery Channel.

El Pico del Lobo es la mayor altitud de la zona, también lo es dentro del Sistema Cental, y en tierras segovianas sus laderas sustentan una estación de esquí de gestión municipal que es todo un mirador sobre la meseta.

Cazamos a la fotógrafa estadounidense Iri Greco, que trabaja para la agencia Brake Through Media, en acción.

El ciclista murciano Alejandro Valverde, campeón de España 2015, tira del grupo de los hombres fuertes (los que se juegan la general, vamos) de la carrera.

El ciclista italiano Fabio Aru, al final campeón de la edición 2015 de la Vuelta a España. El quinto italiano en la historia de la carrera.

El ciclista holandés Tom Dumoulin, líder durante muchas jornadas y quien perdió el jersey rojo en la penúltima etapa tras ceder en la ascensión a La Morcuera, un paso de montaña clásico para el ciclismo madrileño.

El ciclista colombiano Nairo Quintana, enrolado en el Movistar. Detrás, el catalán Joaquim Purito Rodríguez, de la formación rusa Katusha y portando aquí el jersey verde de la clasificación por puntos que perdería en la última etapa.

El ciclista polaco Rafal Majka, compañero de Alberto Contador en el Tinkoff-Saxo y finalmente tercer clasificado de la edición 2015 de la Vuelta. A su derecha, otra vez Purito Rodríguez (Katusha).

[septiembre de 2015]

3 comentarios:

  1. Menuda crónica, si señor, por las fotos estuvimos al lado en el paso de la vuelta. Sólo una cosa, la subida a la Quesera no es una crono, es una carrera, se sale todos juntos. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el apunte, Daniel. Que sirva su comentario como añadido explicativo a nuestra inexacta referencia.
    ¡Precioso lugar!

    ResponderEliminar
  3. Tenía esta zona en la lista desde que leí tu entrada en el blog y el pasado domingo hicimos el viaje de Madrid a Riaza, pasando por Tamajón y el puerto de la Quesera. Espectacular. Por la orografía y la situación del sistema central, no creo que haya muchas carreteras como ésta: kilómetros y kilómetros de montañas y con muy poca circulación. Muy recomendable ir en otoño.

    ResponderEliminar