El Anillo, el Centro de Innovación Deportiva en el Medio Natural de Extremadura (mayo de 2010)


Existen lugares, sitios, espacios, monumentos o construcciones que cobran una dimensión especial a vista de pájaro. Por su ubicación particular o por su entorno único, estos sorprendentes regalos a veces de la naturaleza, a veces de la imaginación humana, muchas de la combinación de ambas, son referentes icónicos que merece la pena, como mínimo, saber qué existen. Tal cosa se nos viene a la cabeza cuando pensamos en el Centro de Innovación Deportiva en el Medio Natural, un pomposo y confuso nombre mucho más mediático por la etiqueda de El Anillo. Y mucho más vendible también, caray. El Anillo, fiel a su nombre, es una construcción circular que se asienta en una pequeña península bañada por las aguas del río Alagón allí donde las contiene el embalse de Gabriel y Galán. Una modernez, porque posiblemente así la vean muchos, cuya motivación no es otra que convertirse en un centro de alto rendimiento de la investigación y el desarrollo de la industria deportiva. En un marco paisajístico de gran belleza, con hermosas vistas hacia Las Hurdes y la vertiente meridional de los Montes Tras la Sierra, esta compleja pero simple instalación confía en alcanzar el estatus de referente. Muchas son las esperanzas puestas en su desarrollo. Mientras tanto, empero, algunas competiciones deportivas (triatlón, duatlón, piragüismo,…) se han dejado caer por sus privilegiados entornos. 240.000 metros cuadrados nada menos. El primer mundial jamás organizado en Extremadura, el de Triatlón Cross, supuso el bautismo de fuego de tan chocante instalación.

El Anillo, firmado por el arquitecto extremeño José María Sánchez García, es una obra curiosa. "Se trata de delimitar el territorio y de casi no tocar lo anterior, el paisaje o el templo [en alusión a sus trabajo de restauración del entorno del Templo de Diana de Mérida], lo que había allí antes de que tú llegaras", señalaba en una entrevista en El País. A su llamativa forma circular (180 metros de extensión, 200 metros de diámetro) o su coraza metálica le acompaña la particularidad de que todo el recinto se encuentra sobre el suelo firme, pero técnicamente no se cimenta sobre él de manera directa. La idea de su autor es la de afectar lo mínimo al suelo, por lo que las interferencias propias de los basamentos quedan reducidas a una serie de pilares de acero que sostienen toda la estructura de apariencia uralítica. La riqueza arbolícola de sus cercanías contribuye a reforzar esa querencia sostenible que apuntala una ferviente consagración a la abundante y generosa energía solar como alimento fundamental. Estamos en Extremadura y el sol es un cliente habitual, aunque sus montañas más altas queden cercanas y el clima sea más templado que en otras latitudes de esta Comunidad Autónoma. Lo cierto que El Anillo, The Ring, parafraseando a Gollum o a tantos otros personajes de la saga de El Señor de los Anillos, es un pequeño tesoro que sus buenos euros ha costado sacar adelante. Una idea de buenas intenciones a la que sólo le queda encontrar la conformidad, la colaboración y la aprobación de ese nicho empresarial que podría beneficiarse de sus latitudes y entornos. Pero hay terrenos en los que las buenas intenciones no pueden profundizar, aunque lo deseen. Y lo ideal no siempre acaba siendo lo real, como bien demuestran muchas infraestructuras de orígenes ambiciosos y finales discretos y decadentes. Esperemos que, parafraseando el título de la obra de Antonio Gala, este anillo sí seduzca a una buena dama. Las vistas, eso sí, siempre serán sorprendentemente alucinantes desde el aire.

El complejo de El Anillo, Centro de Innovación Deportiva en el Medio Natural, está ubicado en una pequeña península junto al embalse de Gabriel y Galán, en el término municipal de la localidad de Guijo de Granadilla, aunque más cercano a Zarza de Granadilla. El proyecto es obra del extremeño José María Sánchez García y el presupuesto ascendió a 4,4 millones de euros.

Una imagen aérea de El Anillo. Esta fotografía pertenece al dossier de prensa de esta instalación extremeña. Ante todo, una original infraestructura en un entorno privilegiado.

Otra perspectiva aérea de El Anillo, con 240.000 metros cuadrados de superficie conceciba, fundamentalmente pero no solo, para la innovación deportiva. Este diseño ha sido premiado con varios galardones arquitectónicos.

Una pequeña concentración de pinos jóvenes se concentra junto al camino que acompaña en su trayectoria circunvalante al moderno edificio del Anillo. 5.000 metros cuadrados de instalaciones para diferentes usos. El edificio circular tiene 180 metros de longitud y un diámetro de 200 metros.

Paneles de energía solar. Todo el edificio es medioambientalmente muy sostenible.

Es una buena esencia de lo que es El Anillo. La instalación fue oficialmente inaugurada el 22 de marzo de 2011. Obsérvese que, con el teórico ánimo de reducir el impacto en el entorno, el edificio se eleva sobre el suelo.

El triatleta gallego Iván Raña, compañero en esta visita, posa con las cumbres del Sistema Central al fondo.



Una vista sobre una cola del embalse de Gabriel y Galán, una obra de ingeniería hidráulica en el cauce del río Alagón. Su construcción motivo el abandono de Granadilla en 1965, un pueblo que se encontraba en una zona inundable. Y sin embargo ahora es uno de los referentes en lo que a recuperación de espacios abandonados se refiere.

Un camino circula paralelo al embalse, visto desde uno de los accesos a la parte superior del Anillo.

Bicicletas preparadas para una transición en unas pruebas de Triatlón y Duatlon Cross previa al Mundial de 2011.

Saliendo del agua en busca de las bicicletas.

Corriendo por el recinto de El Anillo.

Un robusto olivo desafía el nivel de las aguas castigado por un intenso sol.

Un segmento ciclista con vistas.

Dos ciclistas se ejercitan durante un entrenamiento por unos de los caminos del recinto de El Anillo.

Vistas desde el interior de El Anillo.

Una sala concebida para charlas y presentaciones...

... como ésta. Todo es entre futurista y minimalista. Un detalle de la construcción publicada en el diario Hoy en 2009: "El centro, entrando ya en detalles técnicos, se ha construido con dos forjados. El superior, que sirve de cubierta, «es un forjado técnico que distribuye todas las energías recorriendo el anillo de manera que la distribución es eficiente, el registro y el mantenimiento fácil y el impacto en el terreno mínimo». Está realizado en acero, siendo los forjados de chapa colaborante. También son de acero los pilares, mientras que la cimentación se ha hecho mediante zapatas de hormigón armado".




No hay comentarios:

Publicar un comentario