Riaza, con una Plaza Mayor peculiar, refulge a los pies del Sistema Central


Riaza. Ubicación geográfica de esta población segoviana ubicada a los pies del Sistema Central, concretamente de la Sierra de Ayllón, en su vertiente norte. Nos encontramos a más de 1.000 de altitud, una zona amesetada que no convocó poblaciones estables, no al menos como las consideramos, hasta el Medievo. No sería hasta el primer tercio del siglo XIII en el que se encuentra una referencia documental a la población. Y fue por una pugna de pastos comunales y demás. Riaza fue una de las posesiones del Ducado de Mqueda durante tres siglos, hasta que las Cortes de Cádiz de 1811 abolieron los Señoríos. [Mapas VíaMichelín].

Riaza. Escudo municipal de la Villa. Toda una loa al pescado de río, a simple vista. Una trucha sobre las onduladas aguas del río Riaza.

Construcción peculiar y rotonda con fuente. Avenida de Madrid de Riaza.

Parque de El Rasero, con magníficas vistas sobre las montañas de la Sierra de Ayllón.

Cruceros de piedra en el Parque de El Rasero de Riaza.

Crucero en El Rasero. Detalle.



Otro de los cruceros de El Rasero en la zona destinada a columpios para los más pequeños. Gran cantidad. Tantos son que, pese a la numerosa chiquillería normalmente presente, las esperas son mínimas.

El Rasero. Columpios.

En el Rasero también enontramos la ermita de San Roque. Un pequeño templo que nació tras una de las epidemias de peste que se extendieron por la Península a finales del siglo XVI.

Ermita de San Roque. Su aspecto actual obedece a una restauración realizada en los años 80.

Las particularidades orográficas de Riaza en el Sistema Central, sin obviar el apoyo de potentes apoyos económicos, han permitido que Riaza se convierta en una suerte de capital para los deportes al aire libre. El senderismo, el ciclismo o las carreras por montaña, con pruebas consolidadas año tras año, tienen un perfecto refuerzo invernal en la cercana estación de La Pinilla. Este centro de esquí muta en el estío, y lo hace con una apuesta firme y cuidada, para también acoger actividades fuera de la nieve. En septiembre de 2015 se cierra el círculo con un final de etapa de la Vuelta a España tras cruzar la Sierra por el Puerto de la Quesera. Guau.

A la derecha, Avenida del Doctor Antonio García Tapia. A la izquierda, calle Gran Vía. Tomamos esta última.

Vivienda en la calle Val Alto.

Bar Hontanares. Estética y espíritu retro en la calle Gran Vía.

Calle Gran Vía. Modernas interpretaciones de la arquitectura popular del lugar.

Calle Gran Vía.

Calle Gran Vía.

Calle Gran Vía. Trabajo de forja en una terraza.

Calle Gran Vía.

Calle Gran Vía.

Espacio semiajardinado con un edificio que acoge la Guardería Infantil Municipal, el Centro de Jubilados, la Biblioteca de Riaza y el Centro Cultura Nuestra Señora del Manto. Todo en uno en una bifurcarción entre la Gran Vía de Riaza y la calle del doctor Ricardo Provencio.

Calle Doctor Mariano González Bartolomé con Doctor Ricardo Provencio.

Ojo, tigre. Calle doctor Ricardo Provencio.

Calle Cervantes.

Calle José Martínez de Velasco.

Terraza de un restaurante de inspiración italiana en la calle José Martínez de Velasco.

Y llegamos a un sitio al que hay que llegar. La Plaza Mayor de Riaza, peculiar, atractiva, rodeada por soportales y evocadora de ruedos taurinos, presenta más o menos su aspecto actual desde 1873 y siempre ha sido un centro neurálgico de la vida en la Villa. Antes, un rollo jurisdiccional hoy en día en el Barrio de San Juan se ubicaba en su centro. Los espectáculos de tauromaquia los ha habido. Hoy en día, lo más normal es ver a la chavalería jugando sobre su albero.



Plaza Mayor.

Plaza Mayor.

Plaza Mayor.



Plaza Mayor. La mayoría de las viviendas con soportales que rodean este emblemático espacio urbano son del siglo XVIII.

Arquitectura popular en torno a la Plaza Mayor de Riaza.

La Plaza Mayor de Riaza se asienta en una zona orográficamente quebrada, pero a finales del siglo XIX se niveló el terreno y se recurrió a la construcción de unas gradas en su lado más sur que estaba protegidas por una extensa barandilla de hierro forjada en la misma Riaza.

En la magnífica web de VilladeRiaza destacan que la plaza tiene forma de pera o de lágrima, aunque ha quedado muy relativizada por la construcción en el siglo XIX del actual ayuntamiento. En todo caso, es innegable que la Plaza Mayo de Riaza rompe con todos los esquemas.



Ayuntamiento de Riaza, torre del reloj rematada con pararrayos.

Soportales. Plaza Mayor.

Plaza Mayor.

Calle Médico Valentín Gil.

Vistas hermosísimas sobre las serranías cercanas; en esta concretamente descansa la ermita de la patrona de la población: la Virgen de Hontanares.

La ermita de Hontanares.
[Esta vista, desde los accesos de la iglesia que veremos en breve]

Fuente de El Escorial. Una de las varias que se reparten por el casco urbano.

Iglesia de Nuestra Señora del Manto, contemplada desde la Bajada Escorial.

Arquitectura popular en la calle La Calzada.

Arquitectura popular.

Una pintada de peña que bien podría inspirarle una película al bueno de Daniel Sánchez Arévalo. Calle Bajada a la Calzada.

Calle Carnicería, en su cruce con la Bajada a la Calzada.

Calle Roa. Y casi casi otra vez en la Plaza Mayor.

Empedrado en la Plaza Mayor.

Plaza Mayor. Ayuntamiento e Iglesia.

Riaza, especialmente el entorno de su Plaza Mayor, pero no únicamente, cuenta con muchos y buenos restaurantes donde disfrutar de la cocina segoviana, que tiene en el cochinillo a uno de sus platos estrellas. Además, un callejeo por su casco urbano nos descubrirá un par de panaderías-pastelerías de riquisímas, esponjosas y esmeradas propuestas.

Una recurrente, y sin embargo no menos hermosa, perspectiva de la iglesia de Nuestra Señora del Manto.

Riaza. Soportal. Plaza de Don Gonzalo Vitoria.

Riaza. Soportal. Plaza de Don Gonzalo Vitoria.

Iglesia de Nuestra Señora del Manto. Templo de lo siglos XV-XVI bajo la estética renacentista herreriana en cuyo interior destaca el Altar Mayor del siglo XVIII y algunas tallas que salen en procesión durante la Semana Santa. El templo, una de sus estancias, acoge una colección de Arte Sacro con obras procedentes de varios pueblos de la zona, como Riofrío de Riaza, Villacorta o la propia Riaza.



Iglesia de Nuestra Señora del Manto. Interior.

Plaza de Don Gonzalo Vitoria.

Serpenteante calle de la Iglesia, en su camino hacia la rúa General Mola.

Calle de la Iglesia.

Calle de la Iglesia.

Calle de la Iglesia. Un palacio bestialmente grande.

Calle San Juan.

Calle San Juan. Plazoleta que nace del arranque de la calle Paseo de la Nevera.

Cerraduras. Calle San Juan.

Calle de la Iglesia.

La calle de la Cava, vista desde la calle de la Iglesia.

Calle Cervantes con José Martínez de Velasco.

Calle José Martínez de Velasco.

Calle Cervantes.

Calle Cervantes.

[Mayo de 2015]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada