Oudenaarde: por su plaza del mercado a la sombra de Santa Walburga (mayo de 2013)



Oudenaarde. Ubicación geográfica de esta población de la Bélgica flamenca que en 2012 se convirtió en el punto final del célebre y seguido Tour de Flandes ciclista tras 40 años de presencia en Meerbeke. De hecho ostenta un museo temático sobre la De Ronde. Por lo visto, en castellano "oudenaarde" viene a significar "campo viejo". [Mapas VíaMichelín]

Esbeltísima iglesia de Santa Walburga. Aires de catedral para un templo de titularidad poco habitual. Se comenzó a construir en el siglo XII y, cómo sucede en la mayoría de los casos, su aspecto actual (pese a una apariencia fundamentalmente gótica y un interior barroco) obedece a una evolución histórica de lances, reformas, adaptaciones y reparaciones.

Santa Walburga, la patrona de Oudenaarde entre otras muchas localidades. Otra vista del templo.

La plaza del Mercado. Simplemente Markt para el callejero local. Un bonito rincón a los pies de la iglesia de Santa Walburga protagonizado por el peculiar y conocidísimo Café De Carillon.

La iglesia de Santa Walburga, contemplada desde la plaza Markt, escoltada por fachadas ceñidas a los cánones estéticos de esta zona europea... Y con su pertinente anuncio luminoso de una marca de cerveza. Por cierto, al hilo del campanario... en el campanario de la Walburga reposan nada menos que 49 campanas.

Ayuntamiento de Oudenaarde, presidencial edificio dentro de la Markt que, de hecho, es Patrimonio de la Humanidad. El consistorio es una de las edificaciones con más lustre de la población. Ha sido residencia imperial ocasional, su torre ha servido como puesto de vigilancia... Fue construido entre 1525 y 1536 y es un gran ejemplo de gótico flamenco, al nivel de Lovaina o Bruselas, nada menos. En su mitad destaca una torre, la de Belfry.

El ayuntamiento, con más detalle. En lo alto de la torre Belfry una escultura dorada recuerda a Hans el guerrero (Hanske de Krijger) en posición vigilante. Hans, de hecho, era el vigia oficial de la villa. Pero un día se quedó traspuesto y, qué casualidad, llegó Carlos V a Oudenaarde. El hecho, tensiones aparte, y como nos cuenta Cristina Lozano, alimentó el nacimiento de las gafas como símbolo de la ciudad.

Banderas flamencas. La oficial de Flandes es la de la derecha: pabellón amarillo con león rampate de estética gótica en el medio.

Fachadas de viviendas y edificios en la plaza Markt.



Plaza del Mercado de Oudenaarde. Viviendas.

Un poquito de perspectiva nos regala Santa Walburga con todo su esplendor.

Casco urbano de Oudenaarde. Negocios en la plaza Markt.

Escultura moderna que quiere representar los ojos del mundo. Su nombre, Universus, una obra del belga Johan Tahon. Detras, el neoclásico Meat Hall, mercado de la carne en su parte inferior y academia artística en la primera planta.

Otra imagen de Universus. Escultura en bronce subtitulada "V.M.Z.", que viene a signficar "Venus Maria Seas" en un juego de palabas para recordar el nacimiento de Venus aunque la figura no tenga un sexo concreto representado.

Oudenaarde. Markt.

Casa de Margarita de Parma (derecha). Marga, hija ilegítima de Carlos V (el Carlos I de España, vamos), vivía en esta casa que se ha convertido en el único vestigio civil de arquitectura gótica flamenca. En un rinconcito de la plaza Markt, junto al museo del Tour de Flandes, pasa bastante desapercibida si no estamos atentos. A la izquiera, anexa, la torre Boudewijn. Datada en el siglo XII, es el monumento más antiguo de Oudenaarde.

Apetecible terracita a los pies de la Casa Cambier.

Santa Walburga, una torre que da impresión. ¡Menudas vistas tienen que ofrecer desde arriba! Nada menos que 90 metros de altura que convierten este templo en uno de los más alto del mundo (aunque tiene unos cuantos por delante aún)

Otro ángulo para atacar visualmente Santa Walburga con otra perspectiva diferente. Lo sorprendente de esta ciudad es que por este lado prácticamente estamos a las afueras. La iglesia y un pequeño aparcamiento dan paso a una rotonda, una circunvalación, la ruta hacia Kerkhove y Avelgem y también una zona de pantanos y bosques.

El canalizado y navegable (poca novedad con respecto a otros cursos fluviales belgas) río Escalda (Scheldt o Schelde), a su paso por Oudenaarde. A la derecha se aprecia la iglesia de Nuestra Señora de Pamelle, que en su tiempo fue la iglesia de un pueblo independiente. Efectivamente, Pamelle crecía al otro lado del Escalda hasta que Oudeenarde lo absorvió en el siglo XVI.

Gigantesca y ornamental bicicleta instalada en una pequeña plazoleta en la parte trasera del museo temático ciclista de la De Ronde. Una escultura urbana simple y hermosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada