En Marsella, de paseo por el Vieux Port y los alrededores (octubre de 2013)


Marsella. Una de las grandes capitales francesas y también una de las ciudades más viejas del Viejo Continente, lo cual es significativo. Las compañías aéreas de bajo coste han acercado Marsella y su oferta hostelera a muchas otras latitudes por muy poco dinero. Además, este núcleo fundado por griegos como Marsilia hacia el 600 antes de Cristo, es escala habitual de los cruceros que surca las aguas del Mediterráneo occidental (aunque su terminal moderna se encuentra a unos kilómetros del Puerto Viejo). Marsella es una urbe de histórica vocación colonial, cordón umbilical de la metrópoli con el Norte de África, cuna de artes, meca de músicas modernas de aires raperos y gran ejemplo de una multiculturalidad que en algun barrio, la verdad es así, da miedo. Técnicamente cuenta con 16 arrondisements, es decir, barrios. Pero estos se desmenuzan en otros 111 barrios, ahí es nada, de los que hasta 40 presentaban una gran conflictivad que tenía desbordada a la policía a 1 de abril de 2013. [Mapas VíaMichelín]

Marsella. Vista, desde un crucero atracado en la terminal portuaría del gran puerto marsellés, de la colina de Santa María la Mayor, uno de los referentes del entorno del Vieux Port (Puerto Viejo) de Marsella.

Fachadas en un Boulevard du Littoral que lleva de obras bastante tiempo...

Acercándonos al Puerto Viejo de Marsella a través de su Boulevard du Littoral. Confluencia con el Boulevard des Dames. El edificio del reloj, una sede (desconocemos si aún operativa) de la Compagnie Générale Transatlantique.

Fachadas "decimonónicas" junto al mar Mediterráneo.

El Boulevard du Littoral pasa junto a la Cathédrale de la Major, catedral de Santa María la Mayor, que es la catedral de Marsella y todo un rara avis artístico en estos lares continentales por su estética de aires bizantinos.

Santa María la Mayor. Efectivamente, en sus cúpulas, torres y ventanales, sin menoscabar otros remates decorativos, se aprecia una influencia orientalizante. Es puro revisionismo en el sentido de que esta obra, ideada por Léon Vadouyer a mediados del siglo XIX, fue "inaugurada" a finales de centuria.

Nos dirigimos en autocar hasta el entorno del puerto viejo de Marsella y, a punto de llegar, alcanzamos una vieja construcción defensiva sobre las aguas del Mediterráneo que hoy en día ejerce de espacio cultural: las instalaciones del MuCEM o Musée des civilisations de l'Europe et de la Méditerranée.

Colina de Santa María la Mayor. Alcanzamos ya el puerto viejo de Marsella tras ese leve giro hacia la izquierda que juguetea con el trazado de antiguas murallas.

Marsella. Quai du Port. La parte más llana de la ciudad, aunque tampoco es que su geografía sea especialmente violenta o abrupta. Y a parte de llana... concurridísima. Al fondo se intuye la Torre de Renato I del Fuerte (fort) Saint-Jean, una fortaleza que hunde sus raíces en el siglo XII.

Embarcaciones, fundamentalmente de recreo, atracadas en el puerto viejo de Marsella. Al fondo, al otro lado, la colina de Santa María la Mayor, con su templo de Notre-Dame de la Garde en la cúspide. Un gran otero sobre la ciudad y sus alrededores, así como de las próximas islas Frioul, destino de excursiones.

Mairie de Marseille. Ayuntamiento. Detalle de la parte superior del edificio, ubicado en el Quai du Port. Levantado en el siglo XVII bajo los parámetros constructivos de la bastante cercana Génova, importante (y no italiano) puerto en aquella época.

Dos jóvenes caminan por el Quai du Port a la altura del ayuntamiento de la ciudad de Marsella. Un paseo delicioso por un atípico centro urbano. Y es que el entorno del Puerto Viejo es, en muchos aspectos, el centro urbano de Marsella.

Quai du Port. Contrastes. La remodelación le ha venido genial a este espacio, ganado para el paseo y el disfrute pedestre y turístico.

Una joven fotografía la colina de Santa María la Mayor, con su iglesia de Nuestra Señora de la Garde en la cima, desde el otro lado del Vieux Port, justo a la altura de una estructura urbana que refleja una imagen turística publicitada por el municipio tiempo atrás.

Secuencia de edificios en elQuai du Port, con varios cafés y restaurantes en su parte baja.

)

Concurrida terraza de la Brasserie La Samaritaine, en el Quai du Port marsellés. Histórico negocio hostelero (y por tanto, más caro).

Iglesia ("église", en francés) de Saint-Ferréol les Augustins. Un templo de "origen templario" atípico, muy bien ubicado junto al puerto (le intuímos muchos rezos antes de embarcar) y hoy en día rodeado de negocios comerciales anexos o, incluso, integrados en su estructura.

Elegantísimo edificio el que acoge en su seno la Brasserie La Samaritaine, que en 2010 celebró su centenario.

El puerto viejo de Marsella. Aquí confluyen el Quai du Port y el Quai des Belges. Es una ciudad privilegiada Marsella en cuanto a la climatología, con más de 300 días de sol al año y su existencia merced al mistral que sopla unos 100.

Saint-Ferréol les Augustins. Tres siglos de obras: XVI-XIX, entre pitos y flautas.

Vistas desde la Rue de Beausset de Marsella.

Parte trasera de Saint-Ferréol les Augustins: rue de Bir Hakeim. Como comentábamos antes, rodeada de negocios.

Mucha gente por el Puerto Viejo de Marsella... Más de cuatro millones de turistas (algo menos de un millón vía cruceritos) pasaron por aquí en 2010. El turismo es una gran fuente de riqueza para una ciudad en la que el paro es un problema real, hasta un 70% de paro juvenil en algunos barrios, que refuerza las mafias y la droga. Y consecuentemente la delincuencia y la violencia que inspira alguna que otra película francesa. Esto es real, tal cual lo leen.

Fachadas elegantes en el Quai des Belges de Marsella.

Turistas, embarcaciones y referencias geoestratégicas.

El Mediterráneo, en el antiguo Puerto Viejo de Marsella. Uno de los caladeros más antiguos del Mare Nostrum... ¡Qué poquito tendrá que ver con el puerto en el que fondearon los griegos siglos atrás! De hecho sorprende su tamaño tan minúsculo en comparación a la ciudad. Bueno, hay que decir que la Marsella actual tiene una franja de litoral de algo más de 50 kilómetros y que tiene hasta 14 puertos repartidos en ellos. Siendo el más icónico, el Vieux Port es, en este sentido, uno más.

Una placa recuerda en el Quai des Belges la trascedencia comercial y colonial del puerto de Marsella en una zona que durante mucho años no estaba al alcance de disfrute pedestre. Toda esta zona se ha peatonalizado muchísimo.

Estructura metálica con aires especulares que se encuentra en el Quai des Belges, junto a una boca de metro (estación Vieux-Port, línea M1) allí donde se instala un interesante mercado de pescado recién capturado: el Vieux Port Pavilion. Otro de los proyectos de la capitalidad europea de la Cultura en 2013, quizá un tanto discutible en términos estéticos.

Barcos pesqueros en Marsella.

Jóvenes turistas descansan y toman algo junto al Mediterráneo.

Terrazas en Quai de Rive Neuve. Muchos negocios hosteleros a estas alturas donde en otro tiempo hubo negocios relacionados con el mar y su logística.

Lo que un callejón (en el Quai de Rive Neuve) esconde...

Escudo de Marsella en el mobiliario urbano.

Fachadas en la Rue de la Paix Marcel Paul confluencia con Cours Honoré d'Estienne d'Orves. Viejas viviendas marineras.

Cours Honoré d'Estienne d'Orves. Sobre antiguos terrenos militares. Antesala del mítico barrio de Le Panier, que dejaremos para otra ocasión...

Terraceo "encapotado" en la Cours Honoré d'Estienne d'Orves, que es una plazoleta en toda regla.

Un turista repasa su guía de viaje sentado ante una mesa del Cafe Simón, en la Cours Honoré d'Estienne d'Orves de Marsella.

Escultura conmemorativa al atleta heleno Milón de Crotona, seis veces campeón absoluto de los Juegos Olímpicos y de los Juegos Píticos, entre otros éxitos. Réplica de una obra del siglo XVII del escultor marsellés Pierre Puget que se encuentra en el Museo del Louvre de París.

Cours Jean Ballard.

La calle Saint-Saëns de golpe forma una plazoleta y, zas, ante nosotros el neoclásico edificio de la Ópera Municipal de Marsella. Originalmente Marsella disfrutó el segundo teatro de la ópera que se construyó en toda Francia después del que se levantó en Burdeos por el siglo XVII. Este edificio es de comienzos del siglo XX, porque el anterior se quemó, y tiene una capacidad para 1.800 personas. Toda esta zona se asienta en unos terrenos ocupados en su día por los militares: el Arsenal des Galères.

)

Farolas, cámaras de seguridad y fachadas con ventanas.

Un grupo de jóvenes de origen magrebí, muy jóvenes y una de ella ya madre, caminan por la calle Saint-Saëns.

Ciclotaxis esperando clientes junto al Palacio de la Ópera, en el arranque de la calle Moliere.

Rue Paradis. Motos... y motos. Con 2,8 kilómetros, esta calle es la más grande de Marsella.

La calle Paradis desemboca en la avenida La Canebiére y en su lado izquierdo se abre una pequeña plazuela ajardinada: la Place du Général-de-Gaulle. Recibe este nombre desde 1970, pero la plazuela existía desd el siglo XVIII. En la imagen, jóvenes tomando el sol apoyados en un momento de inspiración submarina.

Edificios más elegantes en la plaza del General De Gaulle. En los años 90 del siglo XX se pusieron a construir un aparcamiento para un porrón de coches aquí... y encontraron restos de la Edad de Bronce.

No podía faltar en una ciudad francesa que se precie el típico tiovivo, el "carrossel". Seguimos en la Place du Général-de-Gaulle. Al fondo, tapado por una lona por encontrarse en fase de restauración, el edificio de la Chambre de Commerce et d'Industrie Marseille Provence. La Cámara de Comercio, vamos.

Edificios elegantes en La Canebiére, la histórica calle principal de Marsella: baja hasta el Vieux Port desde el interior. Se nota en la gran cantidad de comercios y jaleo que hay en sus aceras. Y en cómo distribuye la gente por las calles anexas.

Recreación del edificio de la Cámara de Comercio en la lona que tapa la fachada original, en fase de restauración.

Un agraciado palacete, la sede de la firma de moda española Mango en Marsella. En el 17 de la rue Saint-Ferreol, por si quieren pasarse. Calle muy comercial.

Subimos por la rue Bacon, a punto de alcanzar la rue Rome. Estamos cerca de La Canebiére, pero Marsella da un giro de tuerca sobre sí misma y nos muestra una ciudad diferente, mucho más mestiza. Una urbe más sucia y en algunos rincones más próxima al menudeo y el trapicheo que a la cultura y el arte.

Una plazuela en ligera cuesta nace de la confluencia de las calles Vacon y Halle Delacroix. De alguna forma, tanto por orografía como por estética, recuerda mucho a las calles anexas al Rastro de Madrid de la zona de Embajadores. Y en esa plazuela se extiende un mercado al aire libre de diferentes productos y presencia fundamentalmente musulmana. Es como un zoco al aire libre.

Viendo la vida pasar en la terraza de un café de la rue Halle Delacroix.

Comercios que "ocupan" la calle con sus mercaderías. Rue Vacon.

Rue d'Aubagne.

Rue Longue des Capucins.

Rue Longue des Capucins. Encanto decadente.

Multiculturalidad en la estrecha y un tanto angosta calle Longue des Capucins.

Rue Longue des Capucins. Trapicheo de droga del mozo de los pantalones deportivos azules: lo afirmarmos porque lo vimos.

Bajamos hasta Cours Belsunce, arteria importante de Marsella por la que circula el servicio de tranvías de la ciudad. Al fondo, sí, una especie de arco del triunfo... ¡Hacia allá vamos!

Terraza en el Cours Belsunce.

Que viene el tranvía...

Atractiva solución ornamental de aires barrocos en la fachada de este edificio, en la Rue Nationale. Un acceso escoltado por un negocio de salón de té y un comercio de bolsos, mochilas y demás...

Subiendo por la Rue d'Aix, a nuestra izquierda vemos esta plazoleta que realmente es una calle: Rue du Mont de Piété. En ella, algunos edificios de usos universitarios y también esculturas urbanas contemporáneas.

Ropajes al viento en la rue d'Aix, una calle con muchísima presencia musulmana.

Viviendas y negocios en la Place Jules Guesde.

En la Place Jules Guesde, ¿Arco del Triunfo en Marsella? Casi, la Porte d'Aix o Porte Royale. Un proyecto del siglo XVIII que por los devenires franceses de esta centuria acabó conmemorando las campañas en España de los Cien Mil Hijos de San Luis.

Porte d´Aix. Detalle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada