De visita al Sportpaleis de Zingem, el bar que homenajeó a todo un campeón del Tour de Flandes


Zimgem, o (en flamenco) Zingem. población de Flandes, provincia y región norteña de Bélgica, que está administrativamente gestionada por la cercana Oudenaarde, de la que dista unos 8 kilómetros río Eschelde arriba y a la que está conectada por una continuidad urbanística residencial típica en la zona. Aquí vamos a acudir a una de las realidades más hermosas de esto lares: la de los bares de temática ciclista, los "wielercafe". ¿Es posible? Sí, no son un invento de estos tiempos de franquicias y demás; son fruto de la iniciativa de gente que ha vivido, ha mamado, ha amado (o incluso ha ganado en) el ciclismo. ¡Conozcamos a Artuur de Cabooter! [Mapas VíaMichelín]

Zingem. De Sint-Bavokerk. la iglesia de San Bravo. Este templo de llamativa estética para la óptica mediterránea se encuentra en la plazuela Kerkplein (plaza de la iglesia), junto a la calle Dorpsstraat. El dato no es baladí, es la mejor referencia para llegar a nuestro destino: está justo enfrente.

Kerkplein. Los entornos del Sportpaleis... donde hay otros bares, claro.

Sportpaleis. Vistazo en ligero escorzo de este local que montaron los familiares de nuestro protagonista y cuyo lema es rotundo: "Het goedkoopste wielercafé van Vlaanderen" ("El más barato café ciclista de Flandes", en castellano).

En la Kerkplein, el Sportpaleis. Un bar abierto por iniciativa de la familia un queridísimo ciclista en la zona, Artuur de Cabooter (también lo encontrarán como Arthur Decabooter). El protagonista no faltaba en el mosaico de su portada, un mosaico que es todo un homenaje después de que nuestro hombre falleciera en mayo de 2012. ¿Y la referencia a "el toro"? Era su apelativo en un mundo, el ciclista, donde abundan los motes. Acaso fuera una deformación de la parte final de su apellido o su nombre... o de sus éxitos en España (como apunta aquí Fast Eddy en su genial Flandia Café y no nos parece mal tirado). O un poco de todo. Ahí va su palmarés y una imagen en acción vía Memoyre du Ciclisme.

Sportpaleis. Fachada del local. ¿Saben que cuando se retiró este hombre, el día de Navidad de 1967, acudieron nada menos que 7.000 personas a su homenaje? El bar, cuenta aquí su sobrino Eric Ronsse, lo abrieron los padres de Artuur a finales de los años 50 y creció paralelamente a su carrera deportiva.

Sportpaleis. Interior. Un templo para los aficionados al ciclismo; para un "no iniciado", un entorno sin ningún significado especial... ¡Y qué craso error!

Artuur de Cabooter, ganador de todo un Tour de Flandes, en una fotografía artística que preside su bar. Su éxito en la De Ronde acaeció en 1960, el que fue su mejor año, en cuanto a éxitos, entre sus doce temporadas como profesional (1955-1967). El nacido en Welden, que ya había ganado la De Ronde para aficionados en 1955 y para independientes en 1958, obtuvo buenos resultados en otras pruebas clásicas y llegó a ganar tres etapas de la Vuelta a España que había vuelto al calendario en el año de su salto a la élite, precisamente. En 1960 venció en Zaragoza (octava etapa) y Santander (decimoquinta), además de acabar décimo en la general e imponerse en la clasificación por puntos; en 1961 venció en Valladolid (undécima etapa). Eso sí, siempre se le resistió la París-Roubaix en la que llegó a acabar tres veces noveno: toda una regularidad de nivel 2. Este belga de sonrisa fresca y rictus amable, al que le aplicaban cierta rivalidad con Rik Van Looy, falleció tras una caída durante un paseo en bicicleta, esa a la que nunca renunció. Y el lugar, junto al río Escalda, se ha convertido en un pequeño "santuario".

Sportpalais. Interior. Un wielercafe con más de 50 años de trayectoria, oigan.

Entre los numerosos objetos de época que engalanan el interior de este coqueto espacio destaca esta bicicleta que, dada la preeminencia sobre el entorno, seguro que le aportó victorias en su carrera deportiva. O quizá no. Tiene cambios en la barra y dudados con su existencia en la época. En todo caso, un tesoro.



Un libro sobre Artuur, trofeos varios y una placa de dorsal del Tour de Francia de 1962. El libro es obra de Jean Marie Schepens y Luc Speybroeck y se titula: Arthur 'El Toro' Decabooter. Een flandrien uit de sixties

Cartel promocional, parece, de un criterium donde no faltan imágenes de célebres ciclistas de la época y aparece nuestro protagonista en la parte inferior derecha.

Sportpalais. Fotos y más fotos. Hablando de fotos, tiempo atrás el fotográfo Stephan Van Fleteren le retrató así para su proyecto Flandrien.

Diferentes fotografías y recuerdos gráficos de Artuur De Cabooter.

Un perchero peculiar fabricado con platos y piñones de bicicleta nos permite dejar nuestros abrigos o mangas largas en la cálida atmósfera del Sportpaleis.

... Y además de impactante, currado y original, es funcional y funciona.

El Sportpalais.

Una de esas bicis de rueda delantera gigantesca, un velocípedo vaya, que ideó en su día el francés Michaux, reproducida en forja. Ahora sí es más protagonista en esta imagen.

Bicicleta urbana de otro tiempo, también reproducida en forja y con detalles muy perfeccionistas como el sillín de cuero.

Cartel anunciador de un criterium en el que se publicita la presencia, nada menos, del italiano Fausto Coppi como cabeza de cartel: iba a tener lugar en Zingem el 20 de agosto de 1956.

De Cabooter, según una ilustración... Qué grandes tiempos ha vivido en todo el mundo la publicidad gráfica y cuánto se la añora...

... No podemos dejar de mirarla...

Artuur De Cabooter nos recibe con una sonrisa en el frontal de su antiguo local y con una sonrisa nos despide. Un hombre ligado a una bicicleta. La bici le dio muchos éxitos, la mantuvo en su día a día siempre y, tras una caída, acabó costándole también la vida. Esa fue la causa de su deceso: complicaciones tras una caída. Una de las hijas de Arthur, Caroline, ha comenzado a dar pasos en el mundo de la política.

Las relaciones entre el ciclismo y la cerveza adquieren tintes culturales en Bélgica y Holanda. Y sobre todo en Flandes, donde ambas industrias han tendido muchos puentes durante décadas.

[mayo de 2013]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada