Denia, una meca en la Costa Blanca para el turismo de playa y las pretemporadas ciclistas


Denia o Dénia. Ubicación geográfica de esta población alicantina de más de 41.500 habitantes censados, con una generosa ración de población que no lo está pero habitualmente disfruta de su clima (en verano puede crecer hasta las 200.000 personas) y todo ello en el marco de una zona que concentra varias poblaciones de tamaño medio e importantes volúmenes de población extranjera. Con holgura, y fuera de períodos vacacionales, el virtual conmunicipio resultante supera las 150.000 personas, según estimamos. Denia se ubica en la Comarca de la Marina Alta, muy turística. Antigua meca juguetera, más antigua aún capital de la pasa, se ha ido adaptado a los tiempos. De su casco urbano, cercano al mar, un cerro coronado por un castillo. En uno de sus flancos, el más favorable, grandes franjas de litoral, urbaniciones y alguna superviviente explotación agrícola. En el otro, y en un contexto de pequeñas moles montañosas, el espectacular y absolutamente recomendable macizo del Montgó. ¡Cuidémosle! Es, por lo demás, una zona con muchos vestigios romanos. La vieja Dianium, que se extendió por estos pagos. [Mapas VíaMichelín]

Denia. Escudo municipal. Con presencia heráldica de las casas Rojas y Sandoval y su icónico castillo de origen medieval y raíces romanas. Su escudo, captado en un cartel anunciador de obras públicas.

En la carretera de Denia a Les Marines, a ambos lados de su plataforma, han emergido en las últimas décadas tal cantidad de urbanizaciones y viviendas que estamos realmente dentro de una constante travesía. Es fácil intuir a qué época pertenece cada actuación inmobiliaria en la zona. Allí donde encontramos este floreado murete que escolta villas y urbanizaciones, al mismo tiempo, nos encontraremos a la altura a la carrer Óliba. En torno al kilómetro 4 de esta carretera que vertebra esta parte del casco urbano, por tanto. Como puede intuirse, este periplo urbano está aderezado de negocios hosteleros, hoteleros, inmobiliarios, deportivo-turísticos y de abastos varios... Esa carretera, por otra parte, y la zona, acoge el paso frecuente de ciclistas, bien como medio de transporte bien como herramienta de trabajo. Y es que sí, Denia es una meca para las pretemporadas del deporte del pedal y también ha acabado convirtiéndose en la morada temporal (o no) de corredores extranjeros.

El arranque de la carrer Coloma.

Carrer Astor.

Chalets adosados de coloreadas fachadas. Carrer Cigonya.

Mar Mediterráneo, en la playa de Les Bovetes de Denia. Esta franja litoral de casi siete kilómetros y hasta un centenar de metros de anchura es una de las más concurridas para los baños, aunque nunca resulta (o no nos resultó) agobiante.

La silueta del Montgó, contemplada entre edificaciones durante un chapuzón en las aguas de la playa de Les Bovetes.



Ocasos sobre las serranías cercanas, territorios fronterizos la provincia de Valencia. Pudiéramos estar contemplando las sierras del Almirante y la Gallinera y, dado cómo destaca su silueta, el 'pocomásdemil' Pico de La Safor.

El Octavio´s. Nos los recomendó una amistad y nos cogía cerca del alojamiento. En las imágenes, instalaciones y una de las paellas que tanto les caracterizan y que te puedes llevar, previa fianza de la paellera, a casita.

Flores, flores y más flores en ese callejón, sin asfaltar, que conforma la carrer Óliba.

Denia. Acceso a la playa de Les Bovetes por la calle (carrer) Tudó.

Remates constructivos en la carrer Tudó.

Playa de Les Bovetes, vía carrer Tudó.

Esbeltas palmeras en la carretera de Les Marines.

De camino al casco urbano central nos recibirán algunos negocios enfocados a la bici, como el Café Ciclista, o un restaurante con estrellas michelín como el del chef extremeño Quique Dacosta.

Aspecto exterior de una de las urbanizaciones que crecen junto a la carretera de Les Marines. Ésta en concreto se encuentra a la altura del Hotel Los Ángeles.

Solyluna. Ornamentos de residencia playera...

Interior de una de las urbanizaciones que jalonan la carretera de Les Marines, donde no falta el césped a tutiplén y la piscina de rigor... y al fondo, el Montgó.

Una bandera roja bajo un cielo plomizo que amenaza tormenta, de las estivales, emerge entre algunas de las dunas que en algunos puntos escoltan los accesos la playa de Les Bovetes. Milagros dunares entre construcciones. Al respecto del crecimiento de Denia Ramón Ciudad escribió en 1995 el artículo "Población y desarrollo urbano de la ciudad de Denia". En los últimos meses se ha conocido de nuevos planes urbanísticos para la población, con iniciativas muy interesantes y una apuesta por la sostenibilidad.

Playa de les Bovetes.

Playa de les Bovetes.

Carretera de Les Marines. Algunos negocios muy enfocados a la playa también se arrancan con 'chistes gráficos' como el que protagoniza este maniquí...

Carretera de Les Marines. Una urbanización muy marina, compuesta por pequeñas villas en primera línea de playa y gestionadas por empresas del lugar...

Voramar. Escenas de este restaurante de Denia ubicado también en la carretera de Les Marines, a la altura de su número 103, kilómetro 3, que cuenta con un interesante patio interior donde, pensando en la muchachada, no faltan los columpios y los entretenimientos.

Denia. Hemos remontado la carretera de Las Marinas hasta una rotonda, que nos permite bien acceder al puerto, bien seguir de frente paralelos al mar o bien girar hacia la derecha y alcanzar en nada la plaza de Benidorm. Y elegimos esta opción. Desde la praça de Benidorm se aprecia el cerro del castillo y las murallas que protegen el recinto.

Denia. En un contexto de obra nueva y edificios de varias alturas encontramos esta casa de dos plantas y estética de toda la vida en la vecina Carrer Ausiàs March.

Denia. Caminamos por la avenida Miguel Hernández y entre las calles se aprecia perfectamente, y cada vez más cercano, el cerro del Castillo.

Denia. Caminamos por la avenida Miguel Hernández. Cerca de un establecimiento muy concurrido para llenar las despensas se encuentra este descampado vallado... Nos extrañaría que durara mucho así. Al fondo, montañas. Por cierto, no es mala zona esta para dejar el coche y caminar hacia el centro...

Denia. El castillo, contemplado desde una zona del casco urbano no urbanizada con más de zona de marjales que de huertas. Impresiones.

Denia. Casco urbano. La zona que crece a los pies del cerro del Castillo, con coloridas fachadas. Y al fondo, el Montgó. Para muchos, paisajes seductores. Ya en 2011 se calculaba que más de un 30% de la población local era extranjera.

El cerro del Castillo, y todas sus estructuras defensivas, contemplados desde la segunda planta de un establecimiento comercial cercano. Estamos en la zona de influencia de la ronda de las Murallas.

Denia. Carril bici en la ronda de las Murallas, donde destacan estas majestuosas defensas que le dan nombre y que fueron reformadas profundamente en el siglo XVI.

Denia. Murallas. Y tanto que han tenido su uso, más allá de pellizcos piratas u otros rifirrafes. Denia fue uno de los primeros municipios que proclamó rey al arquiduque Carlos frente al futuro monarca borbón Felipe V, por lo que la Guerra de Sucesión se dejó notar por estos pagos.

Denia. Acceso a su casco urbano, al barrio de Les Roques, desde la ronda de las Murallas.

Denia. Cerro, muralla, avenida y carril bici. Y la roca guarda una pequeña y cercana sorpresa...

Denia. Un túnel horadado en la roca, y rehabilitado en 2011, permite cruzar bajo su castillo y alcanzar rapidísimamente el centro de la población. El acceso es así por el lado de la ronda de las Murallas. Que no se pierda de vista que este paso tiene un horario de apertura.

Caminando por el Túnel del Cstillo, gruta que nació durante la Guerra Civil Española como refugio para la población.



Túnel del Castillo. Algunas raíces de la vegetación que crece en las instalaciones del castillo caen hasta aquí abajo, cual badajos de campana.

El túnel del Castillo. El acceso desde la cercana plaza del Consell y la carrer de la Mar. Y encima, cual torre del homenaje, la Torre del Consell... El edificio que queda a la izquierda en esta foto, por cierto, es una oficina de turismo.



Denia. En las faldas del cerro y a los pies de su fortaleza, esta remozada plaza junto a la carrer de la Mar se ha convertido en una suerte de auditorio al aire libre. En verano no será raro dar con algún concierto de música protagonizado por alguna orquesta... Al fondo vemos la conocida como Torre del Consell.

Carrer de la Mar confluencia con Carrer Diana. La fisonomía de esta zona ha cambiado muchísimo con respecto a unos años atrás gracias a las reformas de la calle y a su semipeatonalización.

Carrer Diana de Denia. Antes, abierta al tráfico; hoy en día, peatonalizada y tomada por las terrazas. Muchísimos turistas completan sus paseos por esta zona de la población. Al fondo, siempre impactante, el Montgó.

Denia. Mercado municipal. Muy cercano a la calle Diana, allí donde nace la carrer Magallanes.

Denia. Mercado Municipal. Interior de su nave central. La zona "lonja del pescado" está en uno de sus extremos, y en su propia estancia.

Denia. Deshacemos nuestros pasos para caminar otra vez por la carrer de la Mar que habíamos abandonado antes para bajar por Diana. A la derecha, en esta imagen, queda el llamado Raconet de la Infanta Margarita, presidido por el busto de un célebre vecino del municipio.

Carrer de la Mar, teléfonos; carrer del Cop, telégrafos. Denia. Centro histórico.

Denia. Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, junto a la plaza de la Constitución / praça de la Constitució.





Denia. Ayuntamiento. Abajo a la derecha se intuyen los restos de origen romano que allí se exponen y que luego se verán más de cerca.

Denia. Nacimiento de la calle Loreto, otra de las más concurridas del centro por su gran cantidad de bares y restaurantes.

En este solar de la calle Loreto, ubicado en el número 11, y tras una rápidas excavaciones, aparecieron estos restos de edificaciones de los tiempos almohades (siglo XII-XIII, más o menos). Un hallazgo que confirmó la antigüedad de esta carrer, ya existente en el siglo XI. Estaba prevista la construcción de una edificación en ese solar, aunque quedará constancia del subsuelo.

"Han truncado la calidad de vida y la tranquilidad que gocé décadas", el llamativo cartel acompañado de ataudes con el que un vecino, el francés Michel De Cassis, cuatro décadas viviendo en la localidad, lucha abiertamente contra un restaurante. Las razones de este conflicto incluso aparecieron en la prensa regional en 2015.

Carrer Loreto. Terrazas.

Calle San Narciso, pero perfectamente visible desde la carrer Loreto: iglesia, y parte de las instalaciones, que tutelan las Agustina Recoletas. Su nombre: monasterio de Nuestra Señora de Loreto y Santísima Sangre de Dénia. La calle San Narciso (carrer de Sant Narcís) tiene unas hechuras irregulares, a ratos angostas, propias del barrio de inspiración medieval en el que se se inserta.

Denia. Un hombre camina por la carrer Loreto, allí donde esta rúa esta a punto de morir y nace la avenida de Valencia.

Vamos a poner rumbo hacia la fortaleza. Abandonamos la calle Loreto. Caminamos por una zona de Denia de entramado urbano más caótico, en el sentido de la lógica falta de planificación que existía varios siglos atrás con estos ensanches que se extendían a los pies de fortalezas, castillos, templos y demás. Aquí, confluencia de las calles Nou y Desemparats.

Ascendiendo por la carrer Nou (la calle Nueva). Obsérvese cómo varía radicalmente la fisonomía y el espíritu de las edificaciones. Caminamos, por cierto, por el barrio de Les Roques.

La calle Nueva, allí donde nace la Carrer Sand, torna en la calle San Cristóbal (carrer Sant Cristofol). En un edificio que hace esquina, pequeña hornacina acristalada para darle morada al santo que bautiza la rúa.

Denia. Viviendas a los pies de la murallas. Carrer del Hospital. En esta zona hay un par de escalinatas (las dejamos de espaldas) que conducen a los accesos al castillo. Al fondo, la Torre del Consell. También, escaleras mediantes, se puede alcanzar esta zona de la población desde la plaza de la Constitución. Esa será la ruta por la que bajemos después...

Denia. Carrer Pujada al Castell. O, en castellano, calle Subida al Castillo.

El acceso anterior nos deja en la calle San Francisco (carrer Sant Francesc), que es la vía directa de acceso a la fortaleza desde la parte más baja de la ciudad. Los accesos al cerro y al entorno del castillo nos reciben con estas estructuras defensivas tan impactantes. La torre tiene nombre propio: Torre Roja.

Denia. Castillo. Acceso mediante arco de herradura. Portal de la Vila. Al otro lado están las taquillas. La tarifa básica de adulto para acceder al "Castell de Dénia, recinte històric i museu arqueològic", asciende a 3 euros (2015).

Castillo de Denia. Una de las torres, la del Cos de Guardia (Cuerpo de Guardia), que componen el perímetro amurallado.

Denia. Pintorescas vistas desde una ventaja de la Torre del Cuerpo de Guardia sobre el casco urbano y el Montgó, impactante y cercano al fondo de esta composición.

Aprovechamos los beneficios panorámicos de nuestra ubicación anterior para disfrutar de una vista poco habitual de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción. La torre, desde otro ángulo más cercano, ya la habíamos descubierto; pero estas alturas nos permiten contemplar su llamativa cúpula.

La cúpula de Nuestra Señora de la Asunción está revestida de azulejería. No es algo exclusivo, todo lo contrario, estamos ante un uso muy habitual en todos estos lares valencianos.



Denia. Vistas desde el castillo de serranías cercanas, ¿acaso la Serra de Segaria? que emergen como pétreas y macizas moles infranqueables. Menudo contraste entre la llanura y la cumbre... Desde el mar su contemplación tuvo que resultar curiosa en milenios pasados.

Denia. La torre de Nuestra Señora de la Asunción y las faldas del Montgó. Obsérvese cómo las edificaciones han ido ganando altura en las cercanías de la montaña, si bien alguna zona con presencia de construcciones entronca con las antiguas colonias de cultivo.

Denia. Dentro del perímetro amurallado del castillo seguimos ganando altura para alcanzar la meseta superior en la que se asientan los restos del castillo de origen musulmán. Nuevas estructuras defensivas como ésta, y junto a pendientes majas, nos escoltan en este tramo: Muralles del Palau del Governador.

Castillo de Denia. Restos musulmanes. Afea bastante la antena de telecomunicaciones aquí existente. En verano, y en el marco de la programación de actos culturales que el ayuntamiento diseña para los meses de julio y agosto, el interior del castillo acoge un festival de música tradicional y popular que afronta las 25 ediciones de vida: Música al Castell.

Castillo de Denia. Pasarela de acceso a la parte superior de los restos constructivos.

Castillo de Denia. Restos.

Castillo de Denia. Restos. Aunque el cerro fundamentalmente fue tomado constructivamente por los musulmanes, en algunas zonas se han encontrado hasta restos prerromanos que realzan el valor geoestratégico de esta plaza.

Castillo de Denia. Vistas sobre el puerto, en el que además de zona de tráfico comercial y de pasajeros no faltan el club naútico y el puerto deportivo. Hasta siete pantalanes y capacidad para unos 500 amarres potencian el lado lúdico.



La no muy lejana, pero tampoco a cinco minutos, Torre del Gerro. Esta edificación, asentada en la ladera del Montgó que vierte al Mediterráneo, se incluye entre la red de puntos de vigilancia que fue levantada en centurias pasadas. Fue el Duque de Maqueda, mediado el siglo XVI, el que impulsó su construcción. Y en sus cercanías, urbanizaciones.

Denia. Castillo. Restos.

Denia. Colorida vista del casco urbano desde la fortaleza a través del ramaje de un pino.

Denia. Castillo. Una escalera que parece monumental y que da a la conocida como Explanada del Gobernador.

Castillo de Denia. Casa o Palacio del Gobernador, sede de un Museo Arqueológico Municipal con piezas que van desde los tiempos íberos hasta el siglo XVIII. Este Palau del Governador, tal y como lo vemos hoy en día, es una de las últimas construcciones y reformas que se llevaron a cabo en las instalaciones.

Castillo de Denia. Restos.

Castillo de Denia. Pieza de artillería, hoy en día ornamental.



Castillo de Denia. Restos arqueológicos.

El Montgó, espectacular, contemplado una vez más desde el castillo de Denia. Como ya se ha visto en este modesto blog, esta serranía cuentan con variadas rutas senderistas que permiten profundizar en su rica idiosincrasia medioambiental.

Denia. Castillo.

Denia. Castillo. Portal del Baluarte.

Denia. Castillo. Garita de baluarte en la Muralla del Migdia (Mediodía).

Denia. La llamada Torre Roja de su castillo, del siglo XV. Abandonamos las instalaciones por el mismo sitio por las que entramos...



Denia. Bajando hasta la plaza de la Constitución. Nuestra Señora de la Asunción, imperdible referencia visual.

Vestigios romanos de la vieja Dianium ubicados ante la fachada del ayuntamiento. Anteriormente citados.

Otra instantánea, más cercana, del ayuntamiento de Denia.

Carrer del Cop, paralela a la calle Diana. Con el ayuntamiento al fondo. Esta rúa también forma parte de la zona más comercial y concurrida de la población. Un mar de lenguas donde tan pronto se oye inglés como francés, que castellano que valenciano, que catalán que alemán. Y no pasa absolutamente nada.

Carrer del Cop.

Monumento a Joan Chabás, literato nacido en Denia y miembro de la Generación del 27, allí donde la calle del Cop "abandona" la Glorieta del País Valenciá.

Glorieta del País Valenciá. Un niño observa la fuente central que ornamenta este espacio urbano de contornos floreados.

Denia. Malísima foto del exterior del Burguer Centro, en la calle Diana. Nos gustó y lo recomendamos, pero como todo en la vida hay opiniones para todos los gustos.

Burger Centro de Denia. Imagen comercial captada de un servilletero.

Burger Centro de Denia. Una de sus hamburguesas.

Carrer Marqués de Campo, simplemente Calle Campo para los locales. La gran vía de los paseos estivales y de muchos de los acontecimientos que tienen lugar en la ciudad. Importantísima calle de Denia, durante los meses con más visitantes cierra al tráfico durante buena parte del día.

La Calle Marqués de Campo nació durante el siglo XIX para darle a la ciudad una salida más amplia al Mediterráneo, aunque eso no se concretaría hasta bien entrado el siglo XX. De las características más llamativas de esta calle, sus frondosos árboles que parecen esquivar las fachadas vecinas... Y de los actos más memorables, los desfiles de las Fiestas de Moros y Cristianos. En Denia se celebran a mediados de agosto, pero una semana antes tienen lugar diferentes propuestas más modestas, acaso más de hermanamiento, que deparan momentos como los que se verán...




Denia. Calle Campo. Una fachada a la portuguesa. Hermosa en todo caso por su decoración cerámica.

De moros y cristianos, o su prefiesta, en Denia





Denia. Calle Marqués de Campo. Terrazas y veladores.

Denia. Calle Marqués de Campo. Curiosa apuesta estética la de esta vivienda, seguramente toda ella propiedad de la misma persona/familia. Un poco más abajo, allí donde la Campo Street toca el mar, encontraremos la parada de unos trenes turísticos que ofrecen diferentes recorridos por la ciudad. Cosas de niños. Y no tanto.

Paralela a la calle Campo, la calle Colón. Aquí encontramos unas instalaciones museísticas municipales en una vieja dependencia ferroviaria que albergan un museo de arte moderno y el Museo del Juguete. Y es que Denia fue una de las mecas originales del sector juguetero en España, con empresas sólidas y actividades febriles que quedan muy puestas en valor gracias a este museo. Una actividad que vino a relevar a la de la exportación de la pasa, otrora gran negocio del lugar. Una pena no poder tomar fotos en su interior, porque exponen algunos objetos realmente magníficos y llamativos. Eso sí, el museo es gratuito.

En el acceso al Museo del Juguete de Denia, escultura a un chavalote en triciclo. Ideado por el escultor de Xábia Antonio Marí e inaugurado a comienzos de 2015.

Teatro Auditorio de Denia, vecino del Museo del Juguete. Concentración de espacios culturales, por tanto.



Denia. Contrastes frente al Mediterráneo en la llamada Explanada de Cervantes.

Denia. Uno de los accesos al Port de Denia, junto a la Explanada de Cervantes. La mención al autor del Quijote no es en absoluto gratuita porque fue en esta población, se dice, donde desembarcó 'el manco de Lepanto' tras su período de cautiverio en Argel.

Denia. Barcos atracados en el Puerto Deportivo.

"Pescado y Marisco fresco de la Lonja de Denia". Antigua lonja, futuro objeto de restauración. En esta pieza se habla de futura sede de un Museo de la Mar.

Recuerdos y souvenirs en los típicos tenderes playeros que en Denia tienen su zona cero en la Alameda de Cervantes.

A la memoria de Enzo Ferrari...

Bicicletas aparcadas bajo a un árbol frente al hotel La Posada del Mar, cuyo edificio resulta ciertamente singular. Estamos en la Alameda de Cervantes, camino del Barrio de Pescadores o Baix La Mar.

La Posada del Mar. Ese recurso de la piedra en los contornos de puertas y ventanas, así como en las esquinas, siempre resulta visualmente muy llamativo y es capaz de engañar sobre la antigüedad de una edificación. En este caso, el hotel se asienta sobre un viejo edificio del siglo XIV, las antiguas Atarazanas, convenientemente restaurado.

Denia. Monumento "Bous a la Mar", otra obra de Antonio Marí. Durante las fiestas municipales, Festa Major, se celebran unos encierros-espectáculos taurinos con la particularidad de que los toros acaban en el mar.

El Barrio de los Pescadores. Y sobre sus tejados, el castillo. La otrora placidez del viejo Baix La Mar ha desaparecido ante el turismo y la irrupción de numerosos negocios hosteleros en esta zona.

Baix La Mar. Desde mayo de 2008 descansa junto al Carreró del Malcriat este peculiar Monumento a Playmóbil. Que el protagonista vista de capitán de navío no es casual: el artista José Luis Saldaña quiso que esta obra de bronce de dos metros de altura sirviera para rememorar los 50 años del rodaje en Denia de 'El Capitán Jones' de John Farrow, cinta sobre un gran héroe marino la Independencia de Estados Unidos. Samuel Bronston, el productor de la película, comenzaba "su idilio" de rodajes en España.

Coloridas fachadas en el barrio de los Pescadores de Denia. La rua de la derecha es la calle Bitibau.

Denia. Barrio de los Pescadores. Placeta de la Creu o plaza de Mariana Pineda. Espacio urbano de numerosísimas terrazas. De noche...

Denia. Barrio de los Pescadores. Placeta de la Creu o plaza de Mariana Pineda. Espacio urbano de numerosísimas terrazas. De día...



Denia. Barrio de los Pescadores. Carrer Sant Pere.

Denia. Acceso al Baix La Mar desde la plaza de Benidorm: calle Gabriel Moreno.

Denia. Acceso al Baix La Mar desde la plaza de Benidorm: calle Gabriel Moreno.

Denia. Un ancla monumental y ornamental en la CV-7301, travesía y casi paseo marítimo (o portuario).

Denia. Zona del puerto. Escolleras.



Denia. Zona del puerto. Accesos al Saladino, club nocturno junto al Mediterráneo del que en la prensa local se refleja y denuncia que ocupa una playa, la de la Escollera Norte, sin solución alguna.

Denia. Ocaso mediterráneo junto a la zona del puerto, cerca de la terminal de los barcos que se dirigen a la no muy lejana Ibiza o a Formentera, entre otros sitios. Estas dos ínsulas de las Baleares se encuentran muy cercanas a esta zona de la Península. El puerto de Denia, de hecho, está considerado como el más cercano a Ibiza.

Denia. Embarcaciones de recreo amarradas en el puerto. Al fondo, la silueta del cerro y su castillo.

Sounders. Acceso a esta zona de ocio nocturno en el área conocido como El Portet. Se asienta en un edificio que tiene estética de barco, lo que pega bastante con su entorno portuario.

Sounders. Accesos.

Terraza flotante de coloreada cúpula que pertenece a uno de los negocios de restauración nocturna que se encuentran en el Puerto de Denia, a los pies de Sounders.

[agosto de 2015]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada