Nogales tiene un castillo que hay que reivindicar como otro gran faro de Extremadura


Nogales. Ubicación geográfica de esta pequeña población pacense de menos de un millar de habitantes que, pertenenciendo a la Comarca Tierra de Barros, sirve de transición entre ésta y las de Llanos de Olivenza y Sierra Suroeste. Extremadura es rica en atalayas y “faros” donde disfrutar de grandes panorámicas, y no muy lejos de aquí el castillo de Feria y su entorno porta tal distinción desde hace mucho. Sin embargo, aprovechamos la ocasión para reivindicar la valía del castillo de Nogales para idéntica consideración. Asentado en el Cerro del Cabezo, simplemente el Cabezo para los locales, su castillo regala espectaculares vistas sobre las llanuras y las serranías de Monsalud y de María Andres. [Mapas VíaMichelin]

Nogales. Casco urbano. Y ubicación geográfica literalmente visual. La fotografía está tomada desde una de las colinas previa a la Sierra de Monsalud de la serrana ruta hasta el cercano Salvaleón.

El escudo municipal de Nogales, donde como no podía ser de otra forma manda un castillo rodeado por siete hojas de nogal.

El castillo de Nogales, coronando solemne el llamado cerro del Cabezo. Una montañita que choca con la Tierra de Barros y anticipa las sierras de Monsalud, María Andrés y La Calera.

Nogales. Señalización de tráfico en su casco urbano.

Nogales. Una viajera que acaba de abandonar el Leda (Línea Extremeña de Autobuses) se protege de la lluvia de mayo mientras recoloca su equipaje.

Nogales. Vistas desde la calle Hernán Cortés. La Sierra de Monsalud es un accidente geográfico muy estético y presenta un perfil muy definido en cualquiera de sus dos vertientes, mandando tres cotas sobre todas: el Cerro Monsalud, el Puerto de los Maderos y el Cabezo Alto. En la de Nogales destaca una silueta que los locales conocen como Siete Picos. La Peña Ciclista MTB Nogales también promueve una ruta senderista de 10 kilómetros, conocida como Castillo de Monsalud, en la que se cruza la sierra de lado a lado. Nos cuentan que es exigente dada la exuberancia de la vegetación en su zona alta, tomada por el matorral y el monte bajo, pero la presencia de un historiador que contextualiza los parajes hace mucho más llevadero el paso por lugares como el Pico de la Horca, el Puerto de la Cruz, la Mina, el Punto de Mira o los puestos de los tiradores republicanos durante la Guerra Civil.

Una vivienda de dos alturas bastante apañadita y con estética campera ubicada en la calle Luis Chamizo (travesía de la carretera BA-3029) de Nogales. A la derecha, ascendente, una calle de nombre curioso: Ladera Sur.

Plaza de España de Nogales. En otras latitudes este tipo de espacios más abiertos suele ubicarse a los pies de sus fortalezas o de sus recintos defensivos, en lo que en otro tiempo fue un extramuros. En este caso, se encuentra más abajo. Pero de alguna forma mantiene ese espíritu y en su zona de influencia se ubican hoy en día muchos de los servicios (bancos, correos, restauración) existente en esta población.

Plaza de España. En las fiestas de agosto, además, acoge espectáculos taurinos.

Nogales. Plaza de España. La población, al menos el embrión del asentamiento actual, se encontraba ubicado en las proximidades de la serpenteante Ribera de Nogales. Con el tiempo, los pobladores fueron concentrándose en las cercanías de este Cerro del Cabezo, donde posiblemente los musulmanes tenían algún tipo de infraestructura militar de estilo de la existente en el cercano pueblo de Salvaleón por ejemplo. Para profundizar más sobre el lugar Carmelo Rodríguez, oriundo de la villa, impulsa un blog de nombre fusión: Blogales.

Calle Bernáldez Grinda. Pero en una zona de cocheras, naves y viejas caballerizas que da hacia la calle Ladera Sur antes mencionada. En todo caso, otro buen mirador parcial sobre la vecina y cercana Sierra de Monsalud.

Calle Bernáldez Grinda. Ascendente vía que conecta la plaza de España con la parte alta de la población, donde se ubican el castillo, la iglesia "matriz" y el cementerio. Y de camino, claro, el ayuntamiento. Aquí, una vivienda de aspecto antiguo. Desde luego obra nueva no es, no.

Nogales. Decoración pictórica en una vivienda de la calle Bernáldez Grinda.

En esta ventana, un amago de cristalera con temática religiosa. Se trata de una ventana de la sencilla y discreta ermita de las Santas Justa y Rufina, absolutamente integrada en el casco urbano de Nogales.

Moldura ornamental. Calle Bernáldez Grinda.

Ermita de las Santas Justa y Rufina.

Ermita de las Santas Justa y Rufina. Detalle.

Ermita de las Santas Justa y Rufina y calle Bernáldez Grinda.

La calle Bernáldez Grinda prosigue su acenso hasta el ensanchamiento fruto de la unión de las calles San Juan e Iglesia, separadas ambas por el edificio del ayuntamiento.

Construcciones típicas de mediados del siglo XX en la calle Bernáldez Grinda.

Acceso que mezcla épocas y se aprovecha de rocas preexistentes. Nogales. Calle Bernáldez Grinda.

Calle San Cristóbal.

Calle San Cristóbal. Su ubicación especial, y eso que aún queda por subir, ya nos regala vistas panorámicas sobre la llanura de Tierra de Barros.

Vivienda adaptada a la pendiente y de estético verde en la calle Bernáldez Grinda.

Palmera ornalmental en un pequeño rellano vecino del ayuntamiento.

Calzada al uso portugués en el rellano de esta casa de una única planta pero interesante dimensiones.

Vivienda de la calle San Juan.

Vivienda frente al ayuntamiento de Nogales.

Ayuntamiento de Nogales.

Un hombre descansa, a la sombra, en un poyete de la calle San Juan.

Dos mujeres descienden, entre animadas conversaciones, la calle Iglesia. Y la razón de su nombre ya se intuye en lo alto.

Nogales. En la calle Prim...

Nuevas vistas sobre la zona más adehesa de la Tierra de Barros, en esta ocasión desde la calle Prim.

Calle Iglesia. Viviendas.

Un gato se lame subido en una roca integrada en el acceso a una edificación de Nogales. Calle Iglesia.

Miranete de Santa Justa y Santa Rufina, desde julio de 2008. Mirador magnífico sobre la Tierra de Barros, el casco urbano y parte de las sierras cercanas... Curioso eso de emplear dos placas para anunciarlo.

El mundo, desde el Miranete de Santa Justa y Santa Rufina.



En la parte alta de El Cabezo, la roca preexistente se convirtió en un elemento constructivo más. Esta casa en la calle Iglesia lo demuestra.

Alcanzando la iglesia parroquial de San Cristobal. Detrás, oculto por el ábside del templo, queda el castillo.

Vistas sobre el entorno.

Nogales. Tejados y serranías.

Ondulaciones de la serranía de María Andrés y otras más cercanas a Salvatierra de los Barros, cuyo castillo se percibe perfectamente desde esta zona.

Nogales. Estilizadas formas en la Sierra de María Andrés.

Nogales. En el entorno de la iglesia encontramos restos de edificaciones que presentan este aspecto...

Nogales. Restos de una tapia en los alrededores de la iglesia de San Cristóbal. Se puede intuir que el castillo contaría con un muro defensivo adicional y que las edificaciones vecinas, con la iglesia al frente, formada una especie de ciudadela para las huestes del Duque de Feria.

Iglesia parroquial de San Cristóbal. Detalles heráldicos alusivos a la Casa de Feria inscrustrados en su pared.

Iglesia parroquial de San Cristóbal.

Llegando a la parte alta. Iglesia parroquial de San Cristóbal, a la izquierda. Enfrente, el cementerio. Y detrás, la torre del homenaje del castillo.

Iglesia parroquial de San Cristóbal. Acceso lateral, pero también el más cercano al casco urbano.

Iglesia parroquial de San Cristóbal. Relieves en el dintel que evocan la casa de Lorenzo Suárez y familia, impulsores y mecenas.

Nogales. Muro que delimita el perímetro del cementerio.

Iglesia parroquial de San Cristóbal. Portada de influencias góticas y con presencia de gustos ornamentales muy portugueses. Curiosa y atractiva, es fruto de una remodelación. El templo es originario del siglo XV y buena parte de su mamposte y su ladrillo así lo atestigua.

Iglesia parroquial de San Cristóbal. Decoración en piedra de su portada. Ejemplos de estos se ven con muchísima frecuencia en Portugal.

Iglesia parroquial de San Cristóbal. Portada. Detalle.



La Sierra de Monsalud, contemplada desde el acceso a la iglesia de San Cristóbal. La parte alta de Nogales es otro buen mirador sobre el entorno. La verdad es que Nogales se presenta como una sucesión de miradores, cada cual con su zona de influencia y realce más específica.

El castillo de Nogales, infraestructura defensiva que nació en 1458 por la iniciativa de Lorenzo Suárez de Figueroa, hijo del creador de la saga del Señorío de Feria, Gómez Suárez de Figueroa. Su torre del homenaje de 35 metros de altura es realmente impresionante.

Castillo de Nogales. La vocación militar del conjunto se dilató durante las centurias y contó con guarniciones en las diferentes refriegas con Portugal e incluso en otros momentos puntuales de la historia.

La iglesia parroquial de San Cristóbal, contemplada desde un pequeño sendero que nos permite circunvalar todo el perímetro del castillo.

Higuera. Con sus frutos creciendo por el buen camino.

Castillo de Nogales.

Castillo de Nogales. La familia, según nos cuentan, le cedió el castillo a la población. Su estado nunca cayó en la desidia, pero sí estaba descuidado por estar abierto a todo el mundo sin protección ninguna. Las basuras de todo tipo se acumularon en sus estancias y en su foso, que parecía un vertedero. Por todo ello necesitó de una acometida buena a finales del siglo XX.

Castillo de Nogales.

Castillo de Nogales. Alrededores. Y vistas sobre Tierra de Barros.

Castillo de Nogales. Muy muy estético.



Castillo de Nogales. Maciza torre del homenaje.

Castillo de Nogales. Sin duda, el icono de la población. Todavía puede encontrarse por ahí alguna de esas viejas pegatinas de promoción turística y orgullo oriundo para coche en las que su silueta presidía la composición.

Castillo de Nogales. Pasarela de acceso. Sí, este castillo contaba con foso. Es importante señalar que el castillo está abierto al público los fines de semana en horario de 12 a 2 y de 5 a 7. La entrada es gratuita. Si vemos que la puerta está cerrada con un candado, bajar hasta el ayuntamiento o bien llamar por teléfono al número de móvil 690247068.

Castillo de Nogales. Escudos de armas de los Suárez de Figueroa, a la izquierda, y los Osorio y Rojas.

Castillo de Nogales. Lo antes comentado, 35 metros de altura. La torre sobrecoge según se ingresa en el interior de la fortaleza. Sobre su acceso, los escudos de las familias Suárez de Figueroa y Manuel, marido y mujer, y una estela donde se explica el origen de esta fortaleza.

Tierra de Barros, a través de una saetera.

Castillo de Nogales. Almenas y paisajes. En los alrededores más cercanos, fundamentalmente tierras de labor. Zona de vid, olivo y huertas para el suministro doméstico.

Castillo de Nogales.

Castillo de Nogales. Y al otro lado de las almenas se observa la iglesia parroquial de San Cristóbal.



La EX-105, la carretera que une Don Benito con la frontera con Portugal por el Puente Ajuda de Olivenza, describe un giro de casi 90 grados a los pies del Cerro del Cabezo y traza esta recta que resulta tan vistosa desde las murallas del castillo de Nogales.

Castillo de Nogales. Foso.

La Sierra de Monsalud, con accesos incómodos y grandes barreras pese a su relativamente baja altitud (no supera los 700 metros), se convirtió en un refugio de leales al gobierno de la República durante la Guerra Civil española. Aquí un artículo al respecto y aquí otro donde, desde la página 51, se aborda lo mismo. También resulta muy ilustrativo conocer sobre la llamada Cruz de Monsalud.

Cañón ornamental ubicado en el acceso al castillo, aquí admirado desde una de las saeteras de los muros de la fortaleza.

Castillo de Nogales. Interior. Restos de vasijas en una estancia que fue excavada durante una restauración reciente impulsada por el Gobierno de Extremadura.

Castillo de Nogales. Bóveda.



Castillo de Nogales. La iglesia de San Cristóbal, vista desde las ventanas de una de las plantas superiores de la torre.



La Sierra de Monsalud, contemplada y disfrutada desde la torre del homenaje de la fortaleza. Enlazamos aquí un vídeo sobre la segunda edición de la ruta senderista mencionada en uno de los primeros pies de foto.

Nogales. Paisajes. Encimas describiendo una línea discontínua en medio de una zona tomada por la hierba.

[abril de 2015]
[mayo de 2007]
[agosto de 2006]

2 comentarios:

  1. El castillo se puede visitar todos los fines de semana en el horario establecido y de lunes a viernes con cita previa.
    Teléfonos de contacto:
    - 618882161
    - 924481201
    Correo electrónico:
    turismo@nogales.es

    ResponderEliminar
  2. Está muy bien y creo que se le ha dedicado un trabajo. Tiene incorrecciones lógicas para alguien que lo ha visto con ojos de turista: nombres de calles, etc., y falta de algunos detalles que en una primera visita no se pueden apreciar. Pero en general, me parece muy buen trabajo de promoción de mi pueblo. Enhorabuena

    ResponderEliminar