Una 'muralla china' en tierras de Guadalajara de camino hacia Peñalba de la Sierra


Ubicación de la carretera local GU-194, que a su paso por la hoz del río Jaramilla compone esta pintoresca zona. Destino habitual de moteros y ciclistas, esta popularmente conocida como "muralla china" presenta unas particularidades especiales. Por un lado es un muro de en torno a un kilómetro, con rampas del 18%. E idénticos porcentajes presenta por la otra ladera, solo que aquí se integran en una subida de mucha más entidad que nos acerca hasta Peñalba de la Sierra. Las dos vertientes comparten el firme hormigonado, un encadenado de herraduras y esas protecciones revestidas de pizarra, tan común en la zona, que alimentan esa inspiración chinesca [Mapas Víamichelín].

Hermosas montañas las de la Sierra Norte de Guadalajara, zona de pueblos negros que ya mereció su visita en su momento y que recientemente acogió el desarrollo de una etapa de la Vuelta a España con final en la segoviana Riaza. Al fondo, el Ocejón. Una montaña que inspira historias maravillosas.

La ruta hacia Campillo de Ranas, Majaelrayo y el Puerto de la Quesera...

"Camino comarcal de Campillo de Ranas a Corralejo". A través de Roblelacasa. En el corazón de esta ruta se encuentra el paso por la "muralla china".

Nos acercamos al cortado y en el camino encontramos rincones muy atractivos. Y todo esto a poco más de un centenar de kilómetros, muy revirados y angostos en sus postrimerías eso sí, de la mismísima Madrid.

El asfalto se transforma en cemento rallado y comienza a tomar un sentido descendente mientras frente a nosotros emerge la otra vertiente. A través de esas herraduras se alcanza Corralejo y, más arriba, Peñalba de la Sierra. Es una ascensión muy interesante con 536 metros de desnivel en menos de diez kilómetros que resultan bastante engañosos. La ruta, además, tiene un acceso desde la Comunidad de Madrid desde La Hiruela. Pero con unos cuantos kilómetros entre medias, eso sí.

La pendiente se incrementa según enfilamos hacia el valle...

... y rápidamente aparecen las curvas de herradura que salvan un gran desnivel en este pintoresco cañón de origen fluvial.

El puente que salvas las aguas del Jaramilla y que sirve de punto de inflexión entre la vertiente descedente y la que sube por la otra ladera.

Sobre el río Jaramilla.

El Jaramilla. Leemos que este cauce, y son casi 20 kilómetros, transcurre en un 75% escoltado por cañones.

Un ciclista, y no uno cualquiera, el gran BuruM, el hacedor de carteles, desciende por la vertiente que vamos a afrontar a continuación. De hecho la subida a Peñalba disfrutó durante unos años de uno de esos carteles artesanales, aunque alguien lo quitó y se encuentra desaparecido...

Una vista sobre el cañón, mediada la subida de la "muralla china" por este lado, acaso mucho más panorámico que su vecino.

El majestuoso Pico Ocejón.

Los cañones del río Jaramilla.

El firme cementado vuelve a convertirse en una carretera de asfalto. Aunque agarra lo suyo, se agradece muchísimo el cambio. Los porcentajes se atenúan.

La vertiente "Roblelacasa" de la "muralla china". Y con un fondo aún más montañoso. Nos reafirmamos en esa potencialidad panorámica de este lado del cañón.

Camino de Peñalba de la Sierra, en algunos momentos nos acompañan las siluetas del Pico del Lobo y sus vecinos.

Lo que dejamos atrás...

Por ahí intuímos el trazado encañonado del río Jaramilla, cuyo cauce perdemos de vista y cercanía a medida que ganamos altura y nos aceramos al poblado de Corralejo, el que lamentablemente no tomamos fotos.

Afrontado la parte final de la subida a Peñalba de la Sierra. El pueblo realmente está acostado en el fondo de un vallezuelo un par de kilómetros más abajo de esta cumbre a más de 1.400 metros de altitud. El último kilómetro es de los más exigentes, rozando el 9% y con una larga rampa muy sostenido en el 10-11%.

Cima.

Peñalba de la Sierra. Última curva antes de ingresar en su entramado urbano.

Peñalba de la Sierra. En 2014 tenía cuatro habitantes y mediado el siglo XX se hizo tristemente célebre por un accidente aéreo en su término municipal. Es un enclave tranquilo a los pies del icónico Pico del Lobo en el que se puede disfrutar de interesantes y variadas propuestas senderistas. Literalmente, es un valle aislado.

Cartel de poblado.

Afrontando la bajada hacia el punto de inicio... previo paso por la otra vertiente de la "muralla china".

El Sistema Central, en el punto donde separa las dos Castilla, allí donde limitan Guadalajara y Segovia.

¡Rumbo a la "muralla china" por el otro lado!

Bregando contra las adversidades en una herradura de la "muralla china".Obsérvese la magnitud de las estrias del firme, que dificulta mucho la conducción de la bici en unas pendientes tan pronunciadas...

[octubre de 2007]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada